ANTICIPO: ENARGAS PROMUEVE ACCIONES PARA EVITAR ACCIDENTES POR MONÓXIDO EN CASAS DE VERANEO




En pleno comienzo de la temporada veraniega y en el marco de la campaña “El monóxido no se toma vacaciones”, el Ente Nacional Regulador del Gas (ENARGAS) intensifica la comunicación en esta época estival para generar conciencia en los turistas que alquilan propiedades en la Costa Atlántica sobre la utilización segura de los artefactos a gas natural, con el fin de prevenir accidentes por inhalación de monóxido de carbono.

De tal modo, el próximo viernes 25 de enero a las 14 horas realizará la distribución de folletos informativos a los automovilistas en el peaje de Hudson, de la Autopista Buenos Aires-La Plata con el objetivo de difundir consejos sobre aspectos técnicos y recomendaciones para tener en cuenta y lograr un óptimo comportamiento en el uso del servicio de gas natural.

Esta acción realizada por el ENARGAS junto con apoyo de la distribuidora Camuzzi Gas Pampeana.

Los accidentes que ocurren en zonas de veraneo son causados por la falta de mantenimiento en las instalaciones internas de gas, además dichas disposiciones permanecen inactivas por prolongados períodos y, por tal motivo, las ventilaciones se deterioran o los pájaros construyen sus nidos y tapan los conductos de evacuación.

La experiencia indica que cuando se alquila o regresa a una vivienda en las vacaciones, antes de encender un mechero hay que hacer revisar la instalación por un instalador matriculado.

El monóxido de carbono es un gas altamente venenoso que se produce al existir una combustión deficiente, dada por un mal funcionamiento de los artefactos a gas. Esta situación puede acrecentarse en los casos de las propiedades, como las que sólo se utilizan en veraneo, donde la escasa ventilación y la falta de mantenimiento en las instalaciones internas generan un ámbito propicio para la emisión de este gas tóxico.




LAS INTOXICACIONES Y MUERTES POR INHALACIÓN DE MONÓXIDO DE CARBONO PUEDEN EVITARSE

La inhalación de monóxido de carbono puede producir severos daños al organismo y hasta causar la muerte.
Generalmente, estos accidentes se producen en invierno, pero también ocurren en otras épocas del año, especialmente en viviendas deshabitadas durante períodos prolongados. En la mayoría de los casos están vinculados con el uso de braseros o de artefactos a gas instalados en forma incorrecta o deficiente, o ubicados en ambientes carentes de la ventilación adecuada.
Todo material combustible necesita oxígeno para quemarse. Cuando la cantidad de oxígeno es insuficiente, la combustión es incompleta y se forma monóxido de carbono.

Indicios de la presencia de monóxido de carbono en el ambiente:
• Coloración amarilla o anaranjada de la llama, en lugar de color azul.
• Decoloración de los artefactos, aparición de manchas o tiznado en las paredes, sus conductos de evacuación o alrededor de ellos.

LA CAMPAÑA SIN DESCANSO

EVITAR ACCIDENTES POR INHALACIÓN DE MONÓXIDO DE CARBONO ES POSIBLE

El ENARGAS recuerda a los usuarios que, en el marco de la Campaña de Prevención de Accidentes por Inhalación de Monóxido de Carbono que el Organismo realiza constantemente, es importante tomar las medidas de precaución necesarias para evitar accidentes como consecuencia de la inhalación de monóxido de carbono.

En pleno otoño y ya con los primeros fríos, se hace necesario mantener calefaccionados los ambientes y las personas que en ellos se encuentran, el uso del gas natural se intensifica y también aumenta el riesgo de que se produzcan emanaciones de monóxido de carbono, si las instalaciones internas -es decir, cocinas, estufas, calefones, entre otros equipos- no están en adecuadas condiciones de funcionamiento. Por tal motivo, es imprescindible que sean debidamente revisadas esas instalaciones por un gasista matriculado.



El monóxido de carbono es un gas altamente venenoso que no presenta color, ni olor ni sabor; tampoco irrita los ojos ni la nariz, lo cual hace que sea difícil de anticipar su presencia en el ambiente.

Las intoxicaciones son más frecuentes en épocas frías, dado que para evitar el ingreso de aire fresco en los ambientes, se suelen cerrar puertas y ventanas, y eso puede convertirse en una trampa si la vivienda no cuenta con las rejillas de ventilación reglamentarias. No obstante, también puede producirse en verano, especialmente en viviendas en donde no se han utilizado durante un largo período de tiempo los artefactos a gas.



Para evitar accidentes por inhalación de monóxido de carbono, ENARGAS recomienda a los usuarios lo siguiente:

1. Realizar una revisión periódica de los artefactos por un gasista matriculado.

2. Respetar las normas técnicas y reglamentarias de instalación.

3. Permitir siempre el ingreso de aire al ambiente desde el exterior: a veces una rendija puede salvar la vida.

4. Verificar que la llama de los artefactos sea de color azul; si es de otro color (amarillo o tonalidades anaranjadas o rojas) están funcionando en forma defectuosa. En ese caso llamar enseguida a un gasista matriculado para que revise el artefacto y la ventilación.

5. Controlar que las salidas de los gases al exterior estén libres de obstrucciones y colocadas en forma reglamentaria, ya que la mayoría de los casos fatales tiene su origen en conductos defectuosos.

6. No instalar en baños ni dormitorios artefactos que no sean de tiro balanceado. Estadísticamente, el 72% de los accidentes fatales se produce por calefones ubicados en baños.

7. No utilizar las hornallas y el horno de la cocina para calefaccionar el ambiente, ya que constituye una práctica sumamente peligrosa.

8. Verificar que se reinstalen correctamente los conductos de evacuación (chimeneas o salidas al exterior) que hayan sido retirados para trabajos de limpieza o pintura. Las consecuencias de no hacerlo pueden ser fatales.

9. Leer el dorso de la factura de gas, donde se encuentran teléfonos útiles para consultas, urgencias o reclamos.

10. Verificar, en el momento de efectuar la compra de artefactos a gas, que posean el logotipo del modelo aprobado.

11. Se debe renovar el aire en forma permanente en los ambientes donde hay colocados artefactos a gas.

RECAMBIO TURÍSTICO: ENARGAS CONTINÚA CONCIENTIZANDO EN LA PREVENCIÓN DE ACCIDENTES POR MONÓXIDO EN CASAS DE VERANEO





Con el nuevo recambio turístico, el Ente Nacional Regulador del Gas (ENARGAS) informa que trabaja constantemente a lo largo del año en su campaña de comunicación para generar conciencia en los turistas que alquilan propiedades en la Costa Atlántica sobre la utilización segura de los artefactos a gas natural, con el fin de prevenir accidentes por inhalación de monóxido de carbono.

En ese sentido, distribuyó folletos informativos a los automovilistas en el peaje de Hudson, de la Autopista Buenos Aires-La Plata. El material cuenta con consejos sobre aspectos técnicos y recomendaciones para lograr un óptimo comportamiento en el uso del servicio de gas.Esta iniciativa del ENARGAS se realizó conjuntamente con el Órgano de Control de Concesiones Viales (OCCOVI) y la distribuidora Camuzzi Gas Pampeana.


Los accidentes que ocurren en zonas de veraneo son causados por la falta de mantenimiento en las instalaciones internas de gas, además dichas disposiciones permanecen inactivas por prolongados períodos y, por tal motivo, las ventilaciones se deterioran o los pájaros construyen sus nidos y tapan los conductos de evacuación.

La experiencia indica que cuando se alquila o regresa a una vivienda en las vacaciones, antes de encender un mechero hay que hacer revisar la instalación por un instalador matriculado.

Asimismo, el ENARGAS promovió un acuerdo con diferentes actores sociales: la licenciataria Camuzzi Gas Pampeana, el Sindicato Único de Trabajadores de Edificios Rentas y Horizontal (SUTERH), el Colegio de Martilleros y Corredores Públicos de la Provincia de Buenos Aires y la Asociación de Administradores de Edificios tendiente a generar conciencia en la población sobre la necesidad de atender las recomendaciones tendientes a prevenir accidentes por inhalación de monóxido de carbono en la temporada estival.

Las organizaciones firmantes recibieron folletos informativos que contienen indicaciones, información y recaudos a tener en cuenta para evitar accidentes por causa del monóxido de carbono y asumieron el compromiso de difundir sus contenidos dentro de sus áreas de incumbencia.

El monóxido de carbono es un gas altamente venenoso que se produce al existir una combustión deficiente, dada por un mal funcionamiento de los artefactos a gas. Esta situación puede acrecentarse en los casos de las propiedades, como las que sólo se utilizan en veraneo, donde la escasa ventilación y la falta de mantenimiento en las instalaciones internas generan un ámbito propicio para la emisión de este gas tóxico.





Campaña de Prevención Verano 2012

“El monóxido de carbono no se toma vacaciones”


¿Te estás por ir de vacaciones? ¿Te falta armar la valija? Acordáte de llevar protector solar, la reposera, la sombrilla, el Off para los mosquitos, las ojotas y el infaltable set de mate.





Aunque lo más importante seguro que no lo tuviste en cuenta... hasta ahora:


Si vas a alquilar una casa de veraneo, aseguráte de que hayan sido revisadas las instalaciones internas por un gasista matriculado.

Cuando una vivienda permanece inactiva durante largos períodos, la falta de mantenimiento hace que sus ventilaciones se deterioren o los pájaros las obstruyen al construir sus nidos allí.


Disfrutemos de un merecido descanso con la certeza de haber hecho lo correcto.

 

Intoxicación por monóxido de carbono: consecuencias

Todos necesitamos del oxígeno para vivir. Y ese oxígeno es el que nos permite realizar cualquier actividad física o mental. La hemoglobina es la encargada de realizar este proceso en la sangre. Por eso es tan importante que el ambiente en el que nos encontremos sea saludable.

Las emanaciones de monóxido de carbono afectan seriamente a la salud. Cuando este gas venenoso ingresa al organismo lo hace a través de los pulmones y desde allí pasa en forma directa a la sangre, contaminándola y reduciendo la capacidad de la persona para transportar oxígeno. Las transformaciones químicas que se producen generan alteraciones en el cerebro y el corazón. Los síntomas que se presentan luego, suelen confundirse con los de la gripe o de una intoxicación alimentaria.

La unión de la hemoglobina con el monóxido de carbono es conocida como carboxihemoglobina, una sustancia 210 veces más afín en sangre que el oxígeno, esto quiere decir que se alojará más rápidamente en la sangre que el oxígeno, por eso la intoxicación -sea leve o grave- se produce en pocos minutos.

Según el grado de contaminación en el ambiente y el tiempo de exposición de una persona a este gas tóxico, la afectación a la salud varía de acuerdo a la siguiente tabla:
Una intoxicación leve tendrá como manifestaciones: debilidad, cansancio y tendencia al sueño, dolor de cabeza, náuseas y vómitos, dolor de pecho y aceleración del pulso en la primera fase.
Una intoxicación grave puede producir: temperatura corporal baja, inconciencia, respiración irregular, convulsiones, pulso lento y/o irregular, tensión arterial baja y aún la muerte.

La persona que ha sobrevivido a una intoxicación grave puede presentar lesiones en el cerebro y problemas de memoria irreversibles. En otros casos, puede tardar varias semanas en recuperarse y experimentar recaídas en un proceso de restablecimiento aparente.

Prestá atención a “Los 12 síntomas comunes por inhalar monóxido de carbono” (http://enargas.blogspot.com/2011/09/los-sintomas-mas-recurrentes-detectados.html) y entendé que prevenir es más fácil que curar. Para mayor información enviános un e-mail a: info@enargas.gov.ar.